El día que discutí por Dios y Einstein

agosto 1, 2008

Albert Einstein

Todo comenzó el lunes 14 de julio de 2008. A mi correo llegó un mensaje titulado ‘Einstein y su concepto de Dios’, donde, como lo dice, argumentaba la posición de Einstein sobre la existencia del que yo considero nuestro Creador Absoluto.

Como buen creyente reenvíe el correo a una lista de personas que había conocido en un taller de cuento y poesía al que me había invitado mi compadre Salomón Blanco. A las 04:23:13 +0000 del siguiente día recibí una especie de comentario al respecto del mensaje que no pretendía más que ser leído y ya. El comentario provino de un hombre al que reconozco como Diego y que posiblemente conocí en el taller el algún momento. El comentario decía así:

En cierta ocasión, en una reunión, se le preguntó a Einstein si creía o no en un Dios a lo que respondió: “Creo en el Dios de Spinoza, que es idéntico al orden matemático del Universo“”.

Al sentir que quería deslegitimar la posición del científico, entonces respondí ese 15 de julio de 2008, a las 10:10:31 -0500, lo siguiente:

Claro que es idéntico al orden matemático del universo, o de no todo sería un verdadero caos. Lo de la proporción exquisita encontrada en todos los seres vivos no es una casualidad. Siendo la ciencia tan completa, como su creador (Dios), y ciendo los científicos tan complicados, me parece muy simplista de su parte (de ellos), creer que todo salió de una explosión o que provenimos de monos y que muchos de ellos quedaron inexplicablemente sin desarrollar. El Universo es tan perfecto, creación única y sinigual, que parece muy simplista que toda esta maravilla haya surgido de estúpidos estallidos o miles de casualidades. Como sabemos, y bien lo comprobamos en nuestro diario vivir, las casualidades son pocas, y no tantas para llegar a ser la creación perfecta que somos”.

A partir de aquí comenzaría una especie de discusión on-line que cansaría a unos y haría reír a otros, pues las respuestas llegaban a toda la lista de correos que correspondían al taller de cuentos. El siguiente mensaje fue de Diego. Y decía así:

Para empezar perfección implica no poder jamás ser mejorado, lo perfecto es absoluto, el mundo, el hombre y los demás seres que habitamos el universo somos completamente imperfectos, la imperfección por tanto es una prueba contundente de la inexistencia de “dios”.

 

 

 

El 20 de julio de 2008 a las 13:14:05 -0300, yo estaba respondiendo este exhausto mensaje, con el añadido de que no me había dado cuenta que era tan largo. Por lo tanto, no lo leí que todo. Es más, esta es la hora y sólo sé que el hombre quería crear una antítesis a mi anterior tesis. A esto respondí, breve como siempre:

Diego, eso es lo sorprendente. No somos los creyentes quienes inventamos que el mundo es perfecto. Nosotros lo creemos, más es la ciencia misma, la ciencia de los ateos, quienes nos demuestran cada día que el universo es totalmente perfecto, desde la alineación de los planetas hasta la hechura de un pan”.

A esto, exasperado por mis cortas palabras en las que él no encontraba sentido siendo un ateo, entonces decidió ofenderme con lo siguiente:

Veo que no se puede tratar con usted, prefiero suponer que se debe a su falta de voluntad o la de capacidad. le puse mas de una docena de ejemplos de imperfección completa del universo y persiste en su irracional y falaz afirmación de perfección.
 
Es completamente entendible dudar de su capacidad de dicernimiento dado que, ante ejemplos concretos y contundentes se niega a aceptarlos; quítese la venda de los ojos, mire a su alrededor, contemple la jungla en la que vivimos, un dios perfecto no puede generar tal atrocidad
”.

Ir a Principal

Yo sencillamente le dije:

No soy persona de discusiones públicas como usted. Si le respondo todos estos mensajes, como pocos lo harían, es precisamente por mi voluntad presente. Falta de capacidad, no creo, todos los que me conocen, los que verdaderamente me conocen, me repiten la gran capacidad que tengo. Tercero, no se irrite parce. Cuarto, no he visto los ejemplos de imperfección que me ha mostrado. Quinto, el mundo no es imperfecto por Dios, abra usted los ojos, el mundo se ha hecho imperfecto por nosotros mismos, los humanos. Quinto, que ahora sea imperfecto no quiere decir que sea una creación perfecta. Sexto, no todos podemos pensar igual, toleremos las diferencias. Yo no estoy de acuerdo con la homosexualidad y eso no quiere decir que voy a mandar a matar a los otros, o a ofenderlos.

Parce, tranquilo. Descanse, tenga un diálogo ameno sin necesidad de ofender a nadie. Primero, usted sí tiene voluntad. Segundo, yo no le respondería a alguien que no tuviera capacidad.

Sea bendecido y marche en paz”.

Entonces, aquí surgió mi viejo amigo Salomón al que no escuchaba desde hacía mucho. Con su humor costeño, nos dijo agarrándonos de las orejas:

 

Hasta que me hicieron responderles ¡bellacos!
Miren; después de haber pasado por un sin fin de ideologías y religiones (lo admito, fui Testigo, evangélico, católico, Priapista… jejeje) me he dado cuenta que la estupidez se esconde en la ciencia como en la religión, el arte, etc. Debemos entender que Dios está en cada uno, aceptar hacer el bien eso es Dios, no es al barbudo de abarcas que descansa en una nube. Dios es nuestra disposición de hacer lo mejor por nosotros mismos.

Yo soy ateo, sin embargo antes de acostarme y al levantarme digo muchas veces que estoy haciendo las cosas bien por mis hermano, mi madre, mis amigos… y no es para que dios me escuche, es para que mi cerebro trabaje para ese bien. Si he decidido creer más en la ciencia que en la religión es por principio propio, no porque crea que los religiosos son estúpidos.

Miren, el mundo es tan cruel que debemos creer en algo para no sentirnos desamparados, porque ya no confiamos en nosotros mismos. La ciencia nos ha salvado de muchas cosas, la Fe nos ayuda a mantenernos a diario, la Pasión  nos dará el fin de nuestras metas que ojalá sean para el bien de todos”.

Aquí entró Francisco Tedeshi:

Ilustres:

Que tonta discusion y mas por el tono (sacando lo peor de la colombianidad a relucir) y tratando de imponer una posicion definitiva en un tema que es y sera motivo de debate por los siglos de los siglos (amen).

Ni el mismo Einstein se la tomo tan en serio 

Un saludo

Francisco Tedeschi”.

Pese al disgusto de estos personajes, Diego seguía con la discusión:

La gran mayoria de personas dicen creer en algun dios, se puede encontrar muchos motivos: ignorancia, tedio, por resultarle mas facil, por el miedo al “que diran”, etc.. pero a mi parecer la razon principal es el temor a ser rechazado.. a ser señalado, a ser catalogado.. no tiene nada de malo en declarase ateo, al contrario hay muy buenas razones para hacerlo, aquella persona que haya logrado superar todos aquellos sofismas puede ayudar a todos aquellos que necesitan orientacion en su terquedad de creer en lo inexistente.
 
Teniendo aún en mente lo que dijo el Sr. Joseph Ratzinger (Benedicto XVI)  el otro día sobre que “la evolución es irrazonable por que deja de lado a dios” pensé, ¿Acaso toda la ciencia no deja de lado a dios? E no es igual a MC al cuadrado siempre y cuando dios quiera, es así y a otra cosa, dos átomos de hidrogeno y uno de oxígeno forman una molécula de agua sin importar la voluntad de dios y la gravedad nos mantiene pegados al piso y girando alrededor del sol sin importar cuanto recemos.
Y no podemos decir que estas hechos científicos son irracionales por que dejan a dios de lado, vemos diariamente que funcionan. De hecho funciona mejor que todas las religiones del mundo juntas.
Con la ciencia pusimos al hombre en la luna, no puedo más que imaginarme como sería un cohete espacial impulsado por fé, en la torre de control los feligreses rezando para que el cohete mantenga el curso y velocidad…
Dicen que la fé mueve montañas, sin embargo podría ponerse todo el mundo a rezar que no moverían un centímetro una montaña, mientras que si le das explosivos a unos ingenieros no solo te la moverán, sino que la harán desaparecer.
Todo a lo que le confiamos nuestra vida y nuestra comodidad esta hecho sin tener en cuando la existencia de dios alguno, un auto, un televisor, la misma computadora en la que estoy escribiendo fue construida sin tener en cuenta a dios… Y funciona. Que evidencia más que esa se necesita para darse cuenta de que dios no existe.
Todos viven la mayor parte del tiempo como si dios no existiera, solo que nosotros, los ateos, sabemos concientemente que dios no existe.
¿Un religioso se encomienda a dios y cruza la calle, o mira a ambos lados antes de cruzar? Exacto. Dios no existe, vivimos como si no existiera, ahora solo falta darse cuenta.
 
Si Dios quería que creyésemos en él ¿por qué inventó la lógica?
”. 

Al ver que la gente se molestaba, entonces le escribí a Diego:

Diego parce, hable sólo. Ya leyó los comentarios de los que han sido testigos de esta conversación. Es más. Le voy a hacer un favor. No voy a leer este último e-mail. Que Dios lo bendiga. ”.

Otra vez volvió Salomón, pero esta vez más ameno que nunca:

Es más, reniego de la discución de ambos porque me parece una Falacia magister dixit.
Einstein era un científico, no un rabino, y estos ejemplos solo ayudan para reafirmar nuestra fe o para negarla como ha hecho el “compadre” Diego. De cierta forma me parece bonito este mensaje con lo del cuento de la luz y eso; pero tomarlo como cierto es delicado, sobre todo cuando uno tiende a citarlo por el simple ARGUMENTO DE AUTORIDAD.
Dejemos las creencias para cada uno. En lo personal me gusta que John, a parte de ser mi amigo (por cierto tenemos rato que no nos vemos viejo John), se preocupe por la espiritualidad de sus compadres sin importar si creemos en dios, eso está bien, sabiendo que èl es un tipo de letras no creo que caiga en el sentimentalismo del predicadorcito Peruano (que además causa gracia como lo visten con chaquetitas largas ridiculas, que a su edad no es ridiculo, sino bonito, y ese peinadito de abuela) que se atreve a negar la teoría de la evolución que por Dios, Alà, Yemayà o quièn quieran està màs lejos de ser teoría a cada amanecer de la ciencia. “Los Científicos modernos afirman que el hombre vino del mono y que yo sepa del mono y la mona nacen monitos” y si vieran al público excitado.
Juntar la ignorancia y la retórica es peor que el LSD.
Sepamos ser conscientes y aprovechar lo mejor que nos brindan los demás, que aprovechar nuestros conocimientos para herir es peor que un ignorante con LSD y un revolver en la boca.
 
Que tengan buena vibra en la ciudad Señores, un abrazo
”.

Ir a Principal

Mi último mensaje generó el último de Tedeshi:

No tiene importancia. Solo queria hacer hincapie en que todo debate pierde validez cuando se sale de cauce, interviniendo mas la pasion que la razon. En ese camino ya habian entrado varios. Gracias por su mensaje”.

Y finalmente, vino el de una nueva interlocutora, Ana Guinde.

Heeeyyy pero que bueno volver a encontrarlos por acá, aunque sea en esta peliadera. Yo también me había ya pillado que el tal Diego no era tan Diego y bueno sobre el tema no entiendo porque escriben tanto en inglés …. pero sino hubiera sido por la pelea no detallo estos correos.
 
De mi les cuento que me pensioné de poeta (me negociaron en la fábrica) entonces gracias a “dios” y a la “ciencia” ya no tengo que hacer filas para pagar la tal PILA.
 
A la marcha del domingo no pude ir porque tenía que comprar unos chicles bomba y el señor de la tienda no tenía devuelta entonces me tocó ir hasta la sucursal de la tienda en el “round point” (muy bien escrito para que Pacho Tedeschi entienda) de Siberia y cuando volví ya todo el mundo se había ido para el concierto de Shakira.
 
Salomón, el novio de tu hermana hacía unas fiestas tan grandes en mi edificio, que me cambié de barrio y ahora soy vecina de Federico y estoy creidísima.
 
Un saludo para todos, los ateos, los creyentes y los neutros.
 
Ana Guingue
”.

Fue tanta  la cosa que esto me llevó a componer el siguiente escrito dedicado a mi opositor:

 

“Ya llegará el momento, Diego,

Cuando Él te sorprenda con su mano

Y tú corazón desbarate.

Cuando venga la ceguera y vuelvas a ver con los otros ojos que te ha atornillado.

Sacará tú corazón y lo pondrá como piedra en la puerta para que no se la lleve la brisa,

Y en su lugar colocará uno que sí palpite.

Entonces, llorarás al sentir los latidos, el calor que embarga a tu sangre, cuando circule por fin el tráfico en tus venas.

Verás lo que siempre estuvo frente a tus ojos; escucharás el canto de la más liviana hoja; llorarás lo que no habías sentido; sabrás que existes para lo que no que no habías existido.

Ya llegará, Diego, el día en que verás lo perfecto, más allá de las bóvedas oculares y ese perfecto pecho de niño agitado.

La soledad estallará en el espacio; la tristeza huirá porque no la has querido; la incredulidad llorará por tu ausencia, porque tú corazón ya no será más un pájaro en altamar.

Ya llegará tu momento, Diego, querido”.   
 

Fin. El próximo mes tendrán la segunda parte.

 

Ir a Principal

Anuncios